2013/01/15

El blog como terapia

Así es, en la vida de un blog pasan muchas cosas pero hay algunos motivos por los que una se decide a escribir y otros que luego vienen derivados de su actividad en él. Mucha gente los ha utilizado para darse a conocer, buscar un trabajo, buscar un novio o descubrirse de una manera pública ante quienes les conocen o creían conocerle. En mi caso el motivo era muy claro; tenía mucho tiempo libre y, seamos sinceros, escribir aquí es mucho más barato que pagar un psicólogo. 

Durante los ocho años, sí, ocho años ya (algunos con una actividad frenética y otros con publicaciones puntuales), el blog me ha ayudado a sobrellevar momentos de aburrimiento, de ansiedad, me ha servido para conocer a gente, dejar de conocer a otra, asistir a sitios que nunca hubiera imaginado o disfrutar de las historias de otra gente que he podido descubrir a través de esta bitácora.

Hoy retomo el motivo original: durante un año y medio o casi dos no he sentido la necesidad de tener que escribir aquí. Motivos hay cientos, pero uno sobre todos: una vez que has dejado de escribir de manera diaria no sientes la necesidad de escribir todo aquí como una obligación. Ya sé que escribir en un blog personal y ni siquiera el de escribir en uno comunitario más allá de tu propia responsabilidad pero si que es verdad que, en el momento en que empiezas a disfrutar de las cosas que haces o de los sitios a los que vas desde una perspectiva alejada de "esto lo voy a contar así en el blog", tu ritmo desciende, o al menos el mío lo ha hecho y he podido disfrutar mucho más de las cosas. Sé que el escribir aquí durante una época, ésa en la que ya no contaba nada de mi vida,  me hacía buscar más acerca de los grupos de música que he visto, a descubrir nuevos sellos y bandas (también en el ámbito musical) o a estar pendiente de la agenda cultural de varias ciudades descubriendo aquellas cosas que más me podían interesar para compartir con la gente que me seguía (y que realmente no era tanta y ni siquiera creo que les interesase porque me leían desde muy lejos), y eso era altamente gratificante y también agotador. El momento en el que escribes porque te apetece, porque te da penita que el blog este casi-abandonado es un buen momento porque no escribes por obligación sino porque realmente te apetece. 

Hoy no escribo de nada que haya visto o vaya a ver (eso será ya la próxima entrada), hoy vuelvo a retomar los "temas personales" como tema de actualización. Hace quince días que ha empezado el año y no me gusta y eso que los años acabados en 3 siempre han sido buenos para mí. El pasado año no fue bueno y al mismo tiempo sí que lo fue. No puedo decir que no haya pasado momentos buenos, a nivel personal creo que estoy siendo más feliz que he sido nunca, el problema es que la vida de una persona se conforma a partir de las experiencias vividas en diferentes ámbitos de la vida y cuando el conjunto cojea por algún lado empiezas a no dormir, a tener días malos y a tener inseguridades que seguramente no deberías tener. El año pasado fue así y este año comienza de la misma manera y, por más que sepas que todo pasará, los días venideros no son fáciles y me impiden disfrutar de todo lo que tengo y eso repercute en los que quiero, que pese a todo, siempre están ahí. 

Así que, frente a esta situación, no me apetece hacer propósitos porque lo que necesito son tener objetivos y, para salir de este bucle negativo he decidido esperar a que termine enero y, a partir del día 1 de febrero, fijar unos objetivos reales que cumplir en 2013 rodeada de los míos y prestando atención a pequeñas cosas de la vida que, aunque sean menos guays y publicables, son igualmente gratificantes.

7 comentarios:

raúl dijo...

bien hecho, aparcar las pretensiones hasta que sean plausibles, empezar con retraso, si es necesario, pero con buen pie. avanti! yo sigo siendo un nostálgico bloguero, ya ves, aunque cada vez se lean menos, se comenten menos... blog is dead?

Ros dijo...

Muchas gracias por comentar Raúl. No creo que estén muertos, solamente que les prestamos menos atención pero siempre es bueno volver a ellos!

Carol dijo...

Me parece genial que te plantees metas a corto plazo y especialmente que te sirvan para sentirte mejor, es verdad que a veces ese pensar "esto a ver cómo lo cuento en el blog" empaña un poco el disfrutar de las cosas, así que calma y a disfrutar de lo que escribas, yo seguiré pasándome por aquí para ver qué nos cuentas. Bsos

calamarin dijo...

En estos asquerosos tiempos que corren casi todos estamos en tu misma situación, es una agonía constante... Yo personalmente gracias al blog he distraído mucho mi mente y ese es el principal motivo, por el que sigo...

Ses dijo...

Estoy contigo, lo mejor es hacerlo por puro placer, y nosotros lo notamos, te lo puedo asegurar. ¡Queremos sinceridad y que lo pases bien!

Ros dijo...

Carol: eres un amor, siempre optimista y positiva. Gracias por la visita :).

Calamarín: Así es, yo hoy me he desahogado pero intentaré retomar temas más relajados.

Ses: Muchas gracias !!!

Beatrix Kiddo dijo...

Siempre es bueno plantearse objetivos a corto plazo, la espera y con ella la frustración son menores. Fíjate metas q puedas superar y no le cuelgues el sambenito al año, que aún acaba de empezar, no sabes lo que te espera. Quedan 11meses y unos cuantos días por delante, vive pensando en ahora y como mucho en hoy. El mañana es problema de la Ros del futuro ;)
Un saludo!