Mostrando entradas con la etiqueta Frédéric Beidbeger. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Frédéric Beidbeger. Mostrar todas las entradas

2009/02/01

Beidbeger de nuevo




Pesada, muy pesada, es que cuando algo me gusta, aburro. The Shelby se cuela en la casa de Beidbeger y nos muestra sólo aquello que él permite. Buen gusto tiene pero de eso no dudaba casi nadie ¿no? y envida que da solamente por algunas de las estanterías que tiene. En la parte inferior además hay una pequeña entrevista... a nivel referencial.

2008/08/22

Beigbeder: Socorro Perdón

Frédéric Beidbeger es el autor que más me gusta en este momento. 13,99 euros es una novela divertida y amena, El amor dura tres años es divertida y ácida y Windows of the world refleja el ritmo acelerado y la locura del 11 de septiembre.
Beidbeger es un autor que escribe de manera ácida e irónica sin perder un ápice de mala leche. Escribe de manera totalmente puntual, no escribe libros que aspiren a la universalidad (aunque podrían optar quitándole las múltiples referencias puntuales y detalles de la sociedad del momento) sino que refleja el momento, este momento, esta sociedad, con sus locuras, sus lujos y sus miserias. Escribe como Houllebecq pero sin ese poso amargo porque, Beidbeger, escribe riéndose de sí mismo, de aquellos que los rodea y de cualquier tipo de sociedad, ya sea del este o del oeste, del primer o del tercer mundo.
Cuantas más referencias tengas más disfrutarás de sus libros. Es capaz de citar a Dovstoieski, Helmut Newton y Pete Doherty sin que te rasque, es capaz de describir cualquier rincón de Moscú con una nitidez asombrosa que te transportará allí con solo cerrar los ojos y es capaz de narrar perfectamente el estado de perdida y confusión en el que se encuentra la sociedad actual, los hombres en su caso y el intento de prolongar la juventud hasta el infinito.
En 13,99 euros Octave Parangon era un publicista drogadicto, misógino y fiestero. En Socorro, perdón, Octave Parangón es un cazatalentos que vive en Rusia a la caza de la cara perfecta para una marca de cosmética.
He devorado el libro y, como siempre con Beidbeger, me ha dejado con ganas de más.